miércoles, 3 de diciembre de 2014

D&D, el poder de una marca.

He escuchado muchas veces afirmar que si D&D es el juego de rol más famoso de todos y si ha sido jugado durante tanto tiempo y por tanta gente es porque es un gran juego. Se esta afirmando que la longevidad y la popularidad de un juego tienen una relación directa con su calidad. Estoy cansado de oírlo porque ignora todos los demás factores que influencian la popularidad de una obra y diría incluso que, dadas las características propias del medio, la calidad no es uno de los factores principales. Me ha molestado durante mucho tiempo la popularidad de D&D porque no es solo un juego de rol sino el principio y el fin del medio para una gran fracción de los jugadores. Conozco solamente AD&D, 3.0 y Pathfinder  y puedo ver sus virtudes además de haber jugado partidas que he disfrutado con ellos. No conozco lo suficiente su cuarta edición, la quinta o las múltiples versiones de la primera pero su calidad no es una cuestión relevante para este artículo. La cuestión es que no es posible que sea el juego favorito de tantas personas excepto porque no conocen otros que podrían gustarles más. La variedad en los gustos es tan grande que lo único que puede explicar su dominio del medio es la ignorancia de las demás opciones.

Esto no es un ataque contra los diversos D&D, ya que es difícil creer que todos son el mismo juego en el mismo sentido que las diversas ediciones de La llamada de Cthulhu y no una familia de juegos con una relación muy estrecha, ya que se puede decir lo mismo del único juego que, por lo que yo se, se ha acercado  a su popularidad, Vampiro la mascarada. Es igual de difícil creer que Vampiro sea el juego favorito de tanta gente y creo que diría lo mismo incluso si el juego que los dominara a todos fuera Nobilis o Kult. Los dos son juegos muy buenos pero es absurdo creer que a todo el mundo le va a gustar lo mismo.

Se podría decir que D&D es tan importante porque su estilo de juego se adapta a las características del medio mejor que otros juegos, es la quintaesencia del rol. Me recuerda a los tiempos no tan lejanos en los que en Estados Unidos se decía que la gente solo estaba interesada en los cómics de superhéroes y los infantiles porque eran los que mejor utilizaban el medio. El mundo de los webcomics muestra como de amplia es realmente la diversidad de gustos.

No. D&D es el juego de rol más importante porque fue el primero. D&D es tan popular que puede darse a conocer mucho más fácilmente que cualquier otro juego, es más fácil conocer a alguien que haya jugado a D&D que a cualquier otro juego. Es el único juego que ha tenido una serie de televisión que tuvo éxito, una película con su nombre, más videojuegos que ningún otro. Cualquier nueva edición tiene ventas aseguradas porque hay mucha más gente que ya ha disfrutado de algún producto que llevara la marca D&D y está interesado en probarla. De hecho diría que hay una identidad entre D&D y el medio para muchos jugadores como creo que prueba la existencia de numerosos blogs dedicados únicamente a D&D cuando los blogs dedicados exclusivamente a otro juego son muy escasos. D&D es tan grande que puede disfrutar de los beneficios de economías de escala que son inalcanzables para otros y puede por tanto arriesgar en nuevos productos, ofrecer un abanico de productos que hacen publicidad los unos de los otros (si no se hacen la competencia entre si como parece haber sucedido algunas veces) y recurrir a la publicidad tradicional, algo que está fuera del alcance de sus posibles competidores.

Se puede ver un dominio parecido de un medio en el control de Windows sobre los sistemas operativos y Magic sobre los juegos de cartas coleccionables. Los dos son los más conocidos y por lo tanto la elección del lego y los dos tienen unas ventas tan altas que como D&D sus costes fijos son una fracción de los de su competencia. De hecho hay un paralelismo muy claro en la capacidad de Magic de mantener más de un formato competitivo, y ofrecer varias formas de jugar a su juego sin dividir tanto a su público que algunas no sean rentables, y los diversos mundos de D&D y todo el material relacionado con el juego que se publica.

Pero hay características propias del medio que hacen que el dominio de D&D sobre los juegos de rol sea incluso más pronunciado. La gran virtud del medio, junto a su carácter social, es su maleabilidad. A partir de un texto que ofrece un sistema más o menos general se puede hacer casi cualquier cosa, los sistemas pueden ser cambiados, la ambientación sustituida por una propia o la adaptación de una ya existente y las técnicas utilizadas en una partida no se limitan a las descritas en el texto. Incluso un sistema general que tiene unas marcadas convenciones de género puede ser utilizado en otros géneros con solo algunos cambios ya que el resultado final de las convenciones de género contenidas en el sistema depende de como decida interpretarlas el grupo, como describo en mi artículo sobre realismo. Es cierto que esto sera más ineficiente que utilizar un buen juego que se acerque a lo que busca el grupo pero el éxito de D20 demuestra que utilizar el mismo sistema para todo es lo suficientemente eficiente para mucha gente, si es que no lo habían hecho ya Gurps y BRP antes. Esto tiene como resultado que en muchos jugadores haya una gran resistencia contra la introducción de juegos nuevos en el grupo. Y es razonable, la inercia tiene a su favor la curva de aprendizaje que supone aprender un nuevo sistema, un coste en tiempo no despreciable, y en algunos casos un coste monetario.

Creo que si te gusta un medio es bueno saber lo que puede ofrecerte y no es tan difícil conocer varios juegos y que ofrece cada uno o saber donde pedir consejo para encontrar un juego apropiado para ti pero en definitiva cada uno debe decidir si la diversidad en ese medio es algo importante para ellos o estas satisfecho con lo que ya tienes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada